shame on you

-Beatriz Llenín-Figueroa

Desde el dichoso Platón hasta la dichosa educación STEM, me machacan que la literatura, como evasión de la realidad mediante inagotables mentiras, es, cuando menos, inútil, cuando más, peligrosísima. Postulo que ese es un trapo de argumento, sin mérito. En primer lugar, no hay nada más necesario (y útil) que evadirse de la realidad. Y en segundo, la realidad (y sus mentiras) es infinitamente más insólita y, desde luego, peligrosísima.

Un proyectito infalible para evidenciarlo sería llevar un diario de la realidad producida y liderada por Estados Unidos. Pero, estoy abatida. Si no fuera porque una vez lo escribo, se vuelve menos creíble, les diría que esta ha sido la turba más difícil de escribir. Así que me quedé con solo dos bomboncitos envenenados de realidad, con medio siglo de por medio, pero igual de podridos.

*

En 1960, el líder en ascos llamado Estados Unidos construyó una base militar bajo el hielo en Groenlandia durante la “Guerra Fría” (allí debajo deben haber ideado el nombrecito). En el “Camp Century,” se experimentaba con la posibilidad de lanzar misiles bajo el hielo para atacar a la Unión Soviética. El nombre secreto del muy real proyectito era “Iceworm.” Al descubrir la imposibilidad científica de la ideíta, seis años después, el líder en ascos se largó y allí dejó todo, todito, basura tóxica incluida. Ahora resulta que el calentamiento global producido por el mismo líder asqueroso, con sus secuaces de vieja cuña imperial, ha hecho posible que la toxicidad masiva se “libere al ambiente,” al decir de lxs científicxs, en solo unas breves décadas.

¿Habrá texto literario, por más “fantástico” que sea, capaz de rivalizar esa realidad?

La ideíta del “gusano de hielo” es la metonimia perfecta del imperialismo gringo. Todo bajo la superficie. Con un nombre (“Campamento del siglo”) que enmascara y miente. Un territorio tomado porque sí, explotado porque sí y abandonado porque sí. Imperium. El pragmatismo de la realidad.

*

En 2016, el líder en ascos puso en marcha, con la “transparencia” de una transmisión de vídeo y el cobijo legalizado de una “PROMESA,” la “Junta de Supervisión Fiscal.” El gusano de hielo asoma su cabeza, digo, sus siete cabezas. No hay décadas que esperar. El apocalipsis es siempre un recuerdo del porvenir para lxs condenadxs de la tierra.

Olvídate de la granja de Orwell, por la que, además, habría que pedir perdón a los animales no humanos. Una ve el vídeo, una y otra vez, y todo parece (o una quiere que parezca) una pantalla mostrando un mundo que no existe, por lo que, pronto, prontísimo, alguien se asomará a reírse de mí, tan boba, que me creí la reunioncita como real cuando solo grababan para un programa de chistes. (Como TVO, ¿se acuerdan?) Espero y espero, pero no sale nadie a salvarme con la certeza de la ficción.

Quien sale a salvarme no se ve en la pantalla (gritos sin cuerpo = colonialismo): voces de hombre que gritan SHAME ON YOU, stop the pillaging of Puerto Rico, se acabaron las promesas. Y los tipejos bajo el hielo del gabán (Camp Century) se sonríen inclinando la cabeza; cuchichean al oído del lado (¡qué duro es confirmar que tienen boca, oídos, cabezas, como yo, como quienes gritan!); se levantan de sus sillas (del lado de acá de la pantalla, nosotrxs no tenemos silla, nunca, pero tampoco podemos levantarnos, nunca); ¡declaran “there being no further discussion” cuando se les grita SHAME ON YOU!

La toma de todo un país = “territorial instrumentality”

(cuerpos que gritan = instrumentos políticos)

La toma de todo un país secundada por una moción de votos amapuchados y manos arriba. SHAME ON YOU.

En tu país, las manos arriba de un hombre negro significa asesinarlo. En mi país, tus manos arriba significa asesinarnos. Simultaneous English translation: I WILL NOT SURRENDER. Bare hands mean the world to me. As do shouting mouths. You will not take them away from me. SHAME ON YOU.

Mono-tonales, con mafafos en las bocas repletas de saliva ensangrentada, monocromáticos sus vestuarios, estudiados y mínimos sus movimientos y sus gestos. Así habla y así se ve un profesional, un experto, un mesías. Hasta se recuerdan unos a otros: fulano, ¿no es cierto que quieres comentar algo ahora? Porque está en el libreto, claro, que en nuestra propia cara pasan, página a página, toditos a la vez como en una coreografía del horror. Olvídate de cualquier cuento de Poe, de Lugones, de García Márquez, de Le Guin, de Cabiya, de _____. Y el comentario de fulano es, sí, me toca comentar, y lo que quiero señalar es cuán “wise and appropriate” es este plan, cuán holístico este “broad capturing of public entities” (¡lo dice así, lo dice!), luego de escuchar una letanía de nombres en inglés pronunciados en español por un exfuncionario de Luis Fortuño que hoy decide mi, nuestra, vida. Public corporation x, public corporation y, public corporation z. Y con ese speech act y las manos arriba de siete tipos se nos disuelve la vida. (Pero no. I WILL NOT SURRENDER.)

SHAME ON YOU.

La afrenta es tal y a tales dimensiones que sonríen, satisfechos, desconociendo lo más básico: LOS LIBRETOS SE MEMORIZAN Y SE DEJAN FUERA DE ESCENA PARA QUE PAREZCA COMO SI NO HUBIERA LIBRETO. Simultaneous English translation: SHAME ON YOU. (Te grito con mis manos desnudas. Y esto se está transmitiendo en vivo.)

SHAME ON YOU.

Basura tóxica ya “liberada al ambiente,” y un archipiélago entero supurando algo más macabro que cualquier adjetivo posible.

Toda representación se queda corta.

Toda.

SHAME ON YOU.

Y “el mundo real” me machaca que la escena enfocada por la cámara (el líder en ascos) es legítima, defendible, verdadera, pero no la de la protesta desgarrada cuyos cuerpos la cámara (el líder en ascos) elide. Una supone que los cuerpos que gritan (instrumentos políticos) fueron sacados por la fuerza de cuerpos policiacos (territorial instrumentality), luego de ser ultrajados por la fuerza de cinco palabras (“there being no further discussion”). Las risitas en la mesa de los siete, diciéndose a sus asquerosos oídos: pobres y ridículos diablos. Las risitas de boricuas del lado de acá del celular viendo el vídeo y condenando las “bajezas del boricua.”

“There being no further discussion:” violencia mono-tonal del asqueroso presidente decidido de antemano, Carrión III. (La genealogía del asco; todo siempre se queda en familia; y esta es también la familia puertorriqueña).

SHAME ON YOU.

Digo de todo y callo, impreco, grito, lloro, siento que me muero, que me falta el aire, que se me salen las entrañas por la boca, que la piel se me abre y sangra a borbotones, pero nada me sirve de nada. No sé cómo empezar a procesar una realidad tan atroz. Quisiera evadirme, pero ni siquiera hay ficción.

¿Cómo demonios puede ser real tanto asco?

SHAME ON YOU.

*

Desaforada, busco una cueva:

manos desnudas,

boca que grita.

I WILL NOT SURRENDER

Imagen SHAME ON YOU.jpg
Cueva de las Manos, Argentina. Del internet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s