la felicidad

-Guillermo Rebollo Gil

Según Amaury Nolasco, los puertorriqueños, a pesar de todos nuestros problemas, somos felices. Aclaro: somos los más felices en el mundo.

La felicidad, por ejemplo, de ser nominada al Tribunal de Apelaciones, siendo tu compañera Jueza Presidenta del Tribunal Supremo.

La felicidad, por ejemplo, de hacer historia con los nombramientos para la secretaría de justicia y la superintendencia de la policía, por razón del género de las nominadas, siendo la perspectiva de género lo primero que supone desaparecer bajo la nueva administración.

La felicidad, por ejemplo, de ser joven asociado del bufete contratado por la Junta de Control Fiscal y pasar las navidades en familia con tu padre, que impulsó la junta en el Congreso y su cuñado, que la preside. De acostarte a dormir en nochebuena con la certeza de que los regalos este año serán más grandes y más brutales y más monstruosos que la felicidad del pueblo más feliz en el mundo.

La felicidad, por ejemplo, de ser dueño de vertedero y decidir cómo sopla el viento. O de conducir un camión cargado de cenizas tóxicas y sentir que tú y tu camión y tu trabajo son los únicos que importan para los decididores del viento.

La felicidad, por ejemplo, de recibir un indulto del gobernador, siendo tu primo dueño de vertedero y cabildero y miembro del partido del gobernador, porque ¿de qué valen las marchas y las cartas y los vídeos y las protestas y las más de cien mil firmas en peticiones en línea si la vida te hizo tan infeliz como para no tener acceso directo al dueño del único autógrafo necesario para sacarte de la cárcel? [Para exigir la libertad de Oscar, ir aquí: https://petitions.whitehouse.gov/petition/president-obama-free-oscar-lopez-rivera-he-ends-his-term-president]

La felicidad, por ejemplo, de no tener nada en el mundo por lo que quejarse.

La felicidad, por ejemplo, de poder quejarse de los y las que se quejan. O por el ‘las’ y el ‘los’ en la oración anterior.

La felicidad, entonces, de sacar tu machismo y tu racismo y tu homofobia y tu nacionalismo trililí a pasear, semana tras semana, antes que llegue el lunes, en El Nuevo Día, y aun no llega el día en que te saquen por racista y homófoba y machista y trililí.

La felicidad, también, de afirmar, a propósito de nuestro momento actual, que los puertorriqueños somos los más felices en el mundo. Aclaro: Amaury más bien se refería a parrandear. Y a cómo a los americanos les encanta eso. Eso y que paguemos por los instrumentos. Y la comida. Y la bebida. Y que pongamos la casa, claro. Y alguito para gasolina.

La felicidad, al fin y al cabo, de que sea navidad y uno, al menos, se entretiene mirando el especial del Banco en lo que hace fila.

img_1939
foto por Guillermo en NYC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s